lunes, 31 de octubre de 2011

Divinidad




Divinidad

Dios bendiga
el movimiento altanero y vanidoso
de tus caderas,
exótica operación matemática
que suma y multiplica pasiones.
Dios bendiga tus caderas
y sus alucinantes curvas pecaminosas
que parecen salidas
del Cantar de los Cantares.
Caderas que son reclamadas a gritos
en las calles por donde transitas,
caderas que cada noche
convierto en grupas
y monto para conquistar la vida
y abandonarme por completo al placer.

5 comentarios:

  1. Ultimamente pienso que tienen demasiado poder sobre nosotros, ¿no crees?.

    Enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicitaciones por el blog! Desborda talento, seducción de la palabra y una estimulación a los sentidos. Siga adelante, ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo y sensual tu blog, te felicito por las letras, por las imágenes.

    Un beso.

    ResponderEliminar