viernes, 25 de noviembre de 2011

La espera



La espera

Ella no sabe,
que cada mañana,
cuando su cuerpo atraviesa mi calle,
mi respiración acelera.
Ella no sabe
que mis ojos la siguen
hasta el sitio
donde su amante le espera
para, tal vez, al igual que a mi,
acelerar su respiración.
Ella no sabe,
que en la clandestinidad,
detrás de una ventana,
otro amante la espera.

27 comentarios:

  1. Exquisito, Víctor!

    Mis saludos azules desde mi orilla...

    ResponderEliminar
  2. Un poema muy candente me gusta mucho el poder de tus versos, un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Cariño, tus palabras, tus versos me llegan tan adentro que añoro esa espera....
    Maravilloso.
    Es un dón. Bien lo sabes, que pooos tienen como una marca de nacimiento pero que la musa mantiene vivo en nuestra alma
    Mis respetos, mi beso.

    ResponderEliminar
  4. Hay miradas que pasan inadvertidas y lo dicen todo.

    ResponderEliminar
  5. ... y menudo susto se daría si supiera!

    besos!

    ResponderEliminar
  6. Requetebueno...Mucho respeto y admiración por tan sublimes lineas llenas de vida ...
    Besos, besos..

    ResponderEliminar
  7. La primera vez que leo a Victor González Solano. Muy buen poeta. Sí, señor.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. ¿Has pensado en bajar a la calle y decirle este mismo poema?
    Saludos.
    Ah, y una maravilla ese culo que has puesto.

    ResponderEliminar
  9. Ananda sabes que a veces lo he pensado, pero me gusta más la clandestinidad. Se puede soñar más.

    Un abrazo y gracias por tu visita. Ah, y de acuerdo contigo, ese culo es maravilloso.

    ResponderEliminar
  10. Excelente poema, comunica sentires y eso no es nada facil compañero.

    Solo hay que tener en claro que no existe rincón en el mundo donde el ejercicio del amor no haya convertido a los amantes en poetas.

    Un abrazo y gracias por tu visita.

    Juan

    ResponderEliminar
  11. precioso poema.....es un placer pasear por tu espacio, me acomodare y disfrutare de tanta belleza

    ResponderEliminar
  12. Precioso...poema que de alguna manera retrata la cotidianidad de la vida...

    ResponderEliminar
  13. Bueno ella no lo sabe pero bien que se la disfruta el que desde lejos admira y contempla toda su belleza, muchas veces soñar hace mas intensa la sensación que vivir ese deseo oculto, dejo besitos desde mi perversa orilla.

    ResponderEliminar
  14. Espera con el mismo deseo... bello tu poema un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  15. Hola.
    La verdad es que me maravilló tu blog.

    Todos poemas con ese sutil erotismo que indicas.
    Lo que mas me gustó, es que sin importar que todos los poemas sena eróticos, no suenan repetitivos

    Espero no te moleste que me quede por aqui.

    Te sigo y te invito a que visites mi blog... quizás haya algo que e atrape... quién sabe si a lo mejor por ahí te quedas...

    Saludos
    Cristofer.

    www, lasmelancoliasdemarcus.blogspot.com

    ResponderEliminar
  16. Quizás la fantasía de poseer el cuerpo deseado sea tan placentera que la posesión misma, bello poema e imágenes
    saludos

    ResponderEliminar
  17. Ella debe ser magnífica.
    Buen poema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Elegancia y sentimiento , ¿que más se puede pedir?

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  19. Mmmm... qué buen descubrimiento, erotismo y poesía... me gusta

    ResponderEliminar
  20. A veces la ignorancia es el mejor camino...

    Saludos.

    P.D.: Bellísima foto, cargada de inocencia y atrevimiento.

    ResponderEliminar
  21. Tiene un agrado mayúsculo ser espectador de este estilo...

    Saludos amigo

    ResponderEliminar
  22. Qué hermoso es este lugar, todo un gusto haberte encontrado. Aquí no hay pérdida. ¡¡¡Me encanta, Me encanta...!!!Desde hoy tu seguidora.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. La imagen es muy sugerente.
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Ya está, no sabías, pero he llegado,
    tal vez ya no esperabas mi venida.
    Y al pasar en este rasante vuelo
    la timidez se perdía en los versos,
    por todo este bosque de pensamientos
    agrupados en cálidos murmullos
    de tanto que se da pero desborda...
    Ya sabes, estuve... mientras escuchaba
    de qué van formadas las ilusiones
    y cómo se deshilacha la vida
    dejándonos sus hilos en palabras.
    Tal vez, vuelva de nuevo...
    ha sido generoso el tiempo.

    ¡Gracias! Elisa

    ResponderEliminar
  26. Una imagen vouyerista que semeja trazos de un buen film francés en toda su sugerencia plena de suave erotismo.

    Es un gusto recibirte en mi espacio y poco a poco voy recorriendo la sensualidad de tus letras.

    Un fuerte abrazo desde Medellín.

    Anna Francisca

    ResponderEliminar